¿Cuáles son las señales para saber si estás listo para emprender?

Sin embargo, si en días buenos y malos no nos sentimos del todo cómodos, quizás sea hora cambiar de aires y enfocarnos en el proyecto que llevamos pensando hace tiempo.

El emprendedor surge, en ocasiones, cuando siente que hay un techo que no permite su crecimiento. Todo cambia cuando somos nuestros propios jefes y las decisiones que tomemos nos lleven a cumplir el objetivo planteado.

Es decir, no hay que presentar problemas en el trabajo y demás; si sentimos que un techo frena nuestro ascenso, es hora de emprender.

2. Entendimiento de riesgos

Por nuestro bien, deberemos entender que la vida no es perfecta, ni color de rosa. Una vez entendamos y seamos conscientes de que tendremos que tomar riesgos para llegar a donde queramos, estaremos listos para emprender.

Cuando se toman riesgos podemos obtener los dos resultados explicados en el inicio de este post. Sin embargo, eso no quiere decir que todo se base en saltar a un precipicio y depender de la suerte. Podemos trabajar para que, aun tomando riesgos, existan más probabilidades de acertar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.