El Zeppelin, un reloj con mucha historia

En aquella época, antes de la Segunda Guerra Mundial, se volaba con otro ritmo y estilo, había mucho menos estrés, incluso ni existía el estrés. Había un dejarse llevar que quizás hoy hayamos completamente perdido. El reloj Zeppelin tiene sin embargo el poder de recordarnos justo aquellos momentos cuando el tiempo pasaba de otra forma, más lento y la gente iba a correr para esperar aquel Titanic del aire que todo el mundo quería ver con los ojos ilusionados de un niño, mientras en su interior los pasajeros ultimaban su desayuno con toda tranquilidad e se preparaban a recoger sus maletas. Hoy casi hemos perdido esa ilusión y pasar lento del tiempo. Hoy muchas cosas nos pasan por encima y no gustamos el sabor de cada momento. Un simple accesorio tiene valor si lo vivimos por lo que representa, no si lo llevamos por llevar. Es bonito, cuando lo lleves y te pregunten por ese reloj por ejemplo, contar a la gente la historia que hay detrás y que te hemos contado y hasta las emociones que puede llegar a evocar, es decir toda la fuerza que ese accesorio tiene. Esto te permitirá además ser un hombre mucho más interesante y atractivo, capaz de despertar la curiosidad en las otras personas con las que te relacionas.

Deja un comentario