Regalos cuquis por San Valentín

No hay fecha más ñoña en todo el año que el 14 de febrero. Le pasa un poco lo mismo que al Sálvame o Gran Hermano, todo el mundo dice que odia San Valentín y que es una fiesta inventada por los grandes almacenes, pero como no haya regalo o cena romántica tienes enfado y berrinche para días.

Por eso, queremos ayudarte en la búsqueda del detalle perfecto, para que no te pases de pasteloso con el típico corazón de peluche, ni el día acabe en broncote por no haber comprado nada (aunque hubieseis acordado que así fuera). Aquí van algunas sugerencias:

  • Desayuno a domicilio. Para empezar el día con alegría, como diría la amiga Leticia Sabater, no hay nada mejor que un buen desayuno en la cama. Por eso, sorprender a tu pareja con una bandejita repleta de delicatessen a primera hora de la mañana es un acierto seguro. Tranquilo, no hace falta que madrugues para exprimir el zumo y hacer las tostadas. Existen empresas, como Matías Buenos Días, que se dedican a enviarte a domicilio un desayuno (o brunch) completo, personalizado y monísimo.
  • Márcate un Mr. Wonderful. Una buena alternativa low cost que seguro le encantará. Coge una taza blanca (o una pizarra, o un plato, o lo que se te ocurra) y pinta con letras monas alguna de vuestras frases preferidas, algún momento especial, el verso de una canción… Sí, también puedes comprarlo ya hecho y ahorrarte la vena artística, pero punto número uno: está más visto que el tebeo, y punto número dos: no tiene ni gracia ni significado alguno.
  • Pega un vinilo en vuestra habitación. Es lo último en decoración. Baratos, molones y fáciles de poner, los vinilos pueden ser una forma divertida e ingeniosa de declarar tu amor, al menos, entre las paredes de tu casa. Te sugerimos que le eches un ojo a la sección más amorosa de la empresa Chispum, con frases como «Faltan 5 segundos para hacer el amor a tope» o «Aquí se dan besos», ideales para pegarlos sobre el cabecero de la cama.
  • Monta algún plan guay. Este año, San Valentín cae en sábado, por tanto, es un buen día para hacer planes con tu pareja más allá de la típica cena con velas en casa. Compra dos entradas para algún concierto, un monólogo, o lo que quiera que hagan en tu ciudad este finde. Lo más fácil es ir al cine a ver 50 sombras de Grey, pero también es lo menos original. Y si no te quieres perder los Carnavales, compra un par de disfraces para ir a juego, el de enchufe siempre funciona.
  • Pásate por el sex shop. Si nada de esto te convence y lo que quieres es ir directamente al lío, aprovecha el Día de los Enamorados para regalarle algo sexy que podáis utilizar los dos. Desde juguetes sexuales a lencería fina, hay todo un mundo por explorar.

Deja un comentario