Protege bien tu espalda

La espalda es una de las zonas sensibles con la que debes tener especial cuidado durante el tiempo de entrenamiento. Hay que recordar que los músculos dorsales y lumbares se encargan de proteger una parte fundamental de la estructura ósea corporal, la columna vertebral.

Tonificando correctamente estos músculos no solo conseguirás un tronco desarrollado de manera armoniosa (pectorales y espalda) sino que además les ayudarás a cumplir a la perfección su función protectora.

La gran mayoría de las lesiones de espalda que se pueden producir durante el entreno se deben a dos causas:

  • Una postura incorrecta
  • Una mala técnica de ejecución

En este sentido, el asesoramiento de un profesional es fundamental cuando realizas un nuevo ejercicio por primera vez. El entrenador te explicará el punto de partida y los movimientos (y tiempos) necesarios para desarrollar la sesión con todas las garantías.

Dominadas, sentadillas, peso muerto, remo o trabajo de bíceps con pesas forman parte habitual de una rutina de entreno y son algunos de los ejercicios con los que se ha de tener una especial precaución. En cualquier caso, los consejos básicos que debes seguir para evitar sobrecargar la espalda o provocar una lesión son:

  • Realiza un calentamiento previo en el que estén incluidas las extensiones. Hazlas siempre con movimientos lentos, sin tirones. Finalizada la sesión, repítelas.
  • La espalda debe estar bien recta y perfectamente apoyada cuando entrenes con banco o máquinas específicas de musculación.
  •  Aprende correctamente la técnica de un ejercicio, practica un tiempo suficiente y sólo cuando lo domines, incorpora peso, si quieres aumentar tu esfuerzo.
  • Para hacer ejercicios de levantamiento de peso con garantías tendrás que trabajar duro los músculos abdominales, lumbares y glúteos. Ellos forman el mejor «cinturón» natural. Si estás empezando con los ejercicios de levantamiento, puedes, temporalmente, proteger tu espalda con el cinturón lumbar.
  • Si durante el ejercicio notas dolor, deja de hacerlo hasta que descubras su origen. Podrías lesionarte.

Deja un comentario