Ojalá nuestro jefe fuese un robot


Aunque tantas y tantas películas se empeñen en mostrarnos a los robots como seres malignos capaces de desatar un apocalipsis, lo cierto es que nuestra visión de ellos no es como la pintan. De hecho, un reciente estudio del MIT (Massachusetts Institute of Technology), asegura que en ciertos trabajos manuales preferiríamos tener a un robot como superior antes que una persona.

 

Así lo ha confirmado Matthew Gombolay, el científico que lidera la investigación: «Hemos descubierto que al dar mayor autonomía a las máquinas, ayudamos a los humanos a trabajar de forma más fluida con los robots«. Según el estudio, esto se traduce en una mejor eficiencia en el trabajo, pero también en un mayor clima de confianza y seguridad.

 

En el estudio participaron estudiantes universitarios y jóvenes profesionales, los cuales no sentían amenaza alguna porque un robot los sustituyese en su puesto de trabajo.

 

Pero, ¿por qué preferir un humanoide a una persona de carne y hueso? Las conclusiones a las que llegaron los investigadores del MIT afirman que por el hecho de que no poseen emociones, hecho que libera a los empleados de posibles conflictos en la cadena de mando.

Deja un comentario