La Polinesia Francesa

Hay lugares en esta Tierra a los que deberíamos conocer obligatoriamente antes de morir. Lugares a los que dejar de visitar se pudiese considerar un pecado, ya que son el mismísimo paraíso terrenal que Dios creó para que pudiésemos ver con nuestros propios ojos lo que es capaz de mostrarnos la tierra en paz y armonía.

La Polinesia Francesa es capaz de mostrarnos y deslumbrarnos con estos ingredientes de indescriptible belleza terrenal, pero tranquilos, lo del pecado por no visitarla no conlleva ningún castigo tangible, sólo una incalculable deuda con nuestros sentidos, con nuestra alma, con nuestro espíritu, con nuestra capacidad de asombro y de sentirnos imbuidos en el paraíso sobre la tierra.

La Polinesia Francesa está situada en el Pacífico Sur y conformada por decenas de islas esparcidas en una superficie de 3 millones de kilómetros cuadrados. Dentro de esta gran comunidad de islas diseminadas por un mar que varía la tonalidad de sus aguas en derredor al verdor que las mismas muestran desde el cielo, la más importante es el grupo de Islas de la Sociedad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.