La merluza

Tomar merluza y patatas es una combinación ideal para obtener de una sola comida una buena parte  de los nutrientes diarios que necesita nuestro organismo. La merluza aporta proteínas, fósforo, potasio, magnesio y vitamina B. La patata es una fuente rica de hidratos de carbono. Además este plato tiene un aporte calórico bajo en grasas. Pero ten cuidado en la forma de prepararlo. Os presentamos dos modos de cocinar merluza con patatas, aunque os recomendamos la segunda opción.

  • Merluza rebozada con patatas fritas. Para prepararla de este modo, la merluza se reboza (bañamos en huevo batido y se pasa por la harina). Se cortan y pelan las patatas. Se fríe la merluza y las patatas en aceite caliente en una sartén, y ya está listo. Pero como ocurre con todos los alimentos rebozados, a los nutrientes  que ya de por sí tiene el alimento, se suman los nutrientes «extra» del huevo, harina y aceite. El problema se agrava si la comida no está preparada  en casa, si no en un restaurante, pues normalmente el aceite se suele refreír para utilizarlo varias veces, con lo que según algunos estudios, se contamina.
  • Merluza a la plancha con patatas cocidas. Se pone la plancha a calentar y cuando esté a la temperatura adecuada se prepara la merluza dándole vuelta y vuelta. Por otro lado se pone a hervir agua y cuando haya alcanzado el punto de ebullición se meten una o dos patatas peladas, durante aproximadamente 10 minutos. Para comprobar si están bien hechas, clava un tenedor en la patata, si ves que todavía está muy dura deja un poco más de tiempo de cocción. Preparada de esta forma, esta comida resulta mucho más sana, pero te puede resultar insípida. Puedes exprimir un poco de jugo de limón por encima o preparar un poco de mayonesa hecha con un huevo y aceite de oliva extra para acompañar.

Deja un comentario