Herramientas para perder peso

Aprender y entender es el primer paso hacia el crecimiento. Lo que sientes cuando decides cambiar un hábito es totalmente común. Es normal que una parte de ti oponga resistencia. El cuerpo siempre opta por la comodidad porque siempre intenta ahorrar energía. Tienes que buscar el modo de superar esa resistencia pasada para poder avanzar y recuperar la sintonía de tus metas.

[pullquote]La programación neurolingüística (PNL) nos indica que el ser humano tiene tres sistemas para procesar y expresar la información[/pullquote]Después del conocimiento, debemos mantener algún tipo de instrucción que nos impulse y ayude al cambio. Usaremos herramientas para superar las resistencias comunes al cambio y poder enfocar de nuevo nuestro objetivo.

Debemos utilizar nuestras mejores armas para superar las resistencias u obstáculos que nos impidieron, impiden o impedirán seguir creciendo físicamente. Queremos seguir enfocados a nuestro objetivo y no decaer ante ese parloteo interior inconsciente y natural que nos dice que volvamos hacer lo que hacíamos y a ser lo que éramos.

Para no recaer en lo familiar, y no elegir la recompensa inmediata de atracar la nevera o echarnos una siesta en el sofá en lugar de ir a pasear, debes seguir trabajando sobre lo que quieres llegar a ser y sobre lo que quieres conseguir cambiar.

Te propongo que pienses y anotes tus motivaciones principales para perder peso. Empieza con un «Yo quiero…» y continúa con el objetivo «caber en ese vestido, tener más energía, tener más confianza en mí mismo, estar más en forma…»

¡Ya sabes lo qué quieres! Y has decidido cuidarte para lograrlo. ¡Eso es genial! Ahora debes empaparte de tus sueños, sumergirte en el océano de tus deseos y estar siempre rodeado de estímulos que te ayuden a conseguir lo que buscas y a no flaquear.

 ¿Y qué tipo de estímulos te pueden venir mejor a ti para reforzar tus objetivos? La programación neurolingüística (PNL) nos indica que el ser humano tiene tres sistemas para procesar y expresar la información: visual, auditivo y kinestésico. Aunque usamos generalmente los tres, sólo uno de ellos lo tenemos más desarrollado.

Tal vez, tu aprendías mejor cogiendo apuntes en clase, o quizás con escuchar al profesor te valía para entender la materia. Sin embargo, hay muchas personas que necesitan experimentar o ensayar para aprender mejor. Todo ello explica por qué un profesor se siente bien con unos alumnos y menos conectado con otros. Y viceversa.

 ¿Te gustaría conocer tu sistema de representación predominante? Pues descúbrelo realizando el Test PNL

Indica cuál de las siguientes respuestas se ajusta más a tu preferencia. Si una única respuesta no te basta, puede indicar dos o más.

Evoca alguna ocasión en la que hayas aprendido a hacer algo nuevo para ti, como por ejemplo un juego de sobremesa ¿Cómo aprendiste mejor?

V) Por medio de indicaciones visuales: imágenes, diagramas o instrucciones escritas;

A) Escuchando las indicaciones de alguien;

C) Experimentando, probando tu mismo.

Tienes dificultades para encontrar el hotel en el que e alojas en una ciudad donde sólo llevas unos pocos días. ¿Qué haces?

 C) Sigo conduciendo en busca de alguna referencia conocida;

A) Pregunto;

V) Miro el mapa.

Tienes que aprender un nuevo programa informático ¿Qué haces?

 C) Le pido a un amigo que me ayude;

V) Consulto el manual que viene con el programa;

A) Llamo a un conocido y le pregunto.

 No estás muy seguro de si se escribe “haber” o “ a ver” ¿Qué haces?

 V) Imagino ambas versiones mentalmente y elijo la que me parece correcta;

A)  Las escucho mentalmente;

C)  Las escribo y elijo la que me parece mejor.

Prefieres a los maestros conferenciantes que utilizan:

 V) Diagramas de flujo, apuntes, transparencias;

C) Salidas al campo, laboratorios, sesiones prácticas;

A) Discusiones, conferenciantes invitados.

Has comprado un artículo que tienes que montar tú mismo ¿Qué te ayudará más?:

 C)  Empezar a montarlo y aprender sobre la marcha;

A) Escuchar una cinta que describa los pasos a seguir;

V) Ver un vídeo o consultar las instrucciones.

Te estás ocupando de la casa de un amigo en su ausencia. Tienes que aprender rápidamente a cuidar de su jardín y de sus animales de compañía. Lo mejor será:

 V) Ver cómo lo hace otra persona;

A) Recibir instrucciones y aclararlas a fondo;

C) Que alguien te acompañe mientras lo haces.

Alguien te confía un número de teléfono importante que debes recordar ¿Qué haces para no olvidarlo?

 V) Hacerte una imagen mental de ese número;

A) Repetirlo a ti mismo y a otra persona;

C) Escribirlo o teclearlo varias veces.

 Tienes que realizar una presentación ante un número pequeño de personas. Para sentirte más cómodo prefieres:

 V) Tener a mano diagramas y apuntes para poder consultar;

A) Tener claro el tono de voz y las palabras que vas a utilizar;

C) Haber ensayado la presentación varias veces.

 ¿Con cuál de estas aficiones disfrutas más?

 C) Pasear, cuidar el jardín, bailar;

V) Dibujar, pintar, ver paisajes, sacar fotografías;

A) Cantar, música, contar historias.

 Para adquirir una nueva habilidad prefieres:

 V) Ver diagramas y presentaciones;

A) Escuchar una descripción y hacer preguntas;

C) Hacer ejercicios.

 Cuando realmente quieres enseñar algo a alguien:

V) Creas una imagen para esa persona;

A) Se lo explicas lógicamente;

C) Le acompañas físicamente mientras lo hace.

Para determinar la preferencia de tu aprendizaje, suma el número de V, A y C que has ido indicando. Busca la letra que más se repite. Valora las sugerencias asociadas a cada una de las categorías de aprendizaje.

Visual. Las personas visuales tienden a aprender observando o leyendo. Mientras estés en proceso de cambio deberás poner a tu disposición gran cantidad de vídeos, fotos y material de lectura. Utiliza fotos e imágenes para ilustrar tus objetivos y motivaciones que indicaste anteriormente. Si por ejemplo, escribiste “Yo quiero reafirmar mis glúteos y piernas” escoge una foto (no necesariamente tuya) que refleje dicha sensación. O, si por el contrario, indicaste “Yo quiero estar más activo/a y vital” puedes buscar una foto de personas haciendo deporte. Te aconsejo que compres un corcho, lo cuelgues en tu habitación y pongas fotos que te recuerden tu propósito. Procura colocar el corcho en un lugar muy visible.

Auditivo. Las personas con un estilo de aprendizaje auditivo aprenden mejor escuchando y hablando. Lo más conveniente es organizar los objetivos en forma de afirmaciones “Tengo unos glúteos y piernas más firmes”, o  “Me siento más activo/a y vital”, o manteniendo una conversación con un amigo o profesional.

 Cinestésico. Los individuos cinestésicos necesitan estar físicamente implicados, siempre moviéndose y ensayando cosas. Te vendrá genial apuntarte a nuevas actividades y probar cosas distintas con ejercicios diferentes. Es importante que realices los ejercicios con ganas e intensidad.

[thirstylink linkid=»61970″ linktext=»» class=»thirstylink» title=»Consigue tus suplementos deportivos favoritos aquí»]

Anuncios

Deja un comentario