Engordar en pareja

Sí, tener pareja engorda. Es una verdad irrefutable. Yo lo he vivido. No quieres, intentas que no te pase, pero te relajas y de repente ya no cabes en tus vaqueros favoritos y tienes una talla más de todo (o dos). La estabilidad y la comodidad que conlleva acaban pasando factura a tu cuerpo… ¡y lo sabes!

[pullquote]Sí, tener pareja engorda. Es una verdad irrefutable[/pullquote]

Porque no ves mejor plan de fin de semana que un sofá, una manta, una peli y la tarrina de helado más grande del súper. Porque salís de casa juntos sola y únicamente para ir a cenar al italiano más guarro o al buffet libre donde más se come. Porque los maratones sexuales que os marcabais al principio de la relación hace tiempo que quedaron atrás. Y porque acabas diciéndote a ti mismo que para qué vas a ir al gimnasio si ya tienes todo el pescado vendido.

Hace unos días estuve hablando con Raúl y Miguel, dos amigos que se casaron hace un año y medio en Sicilia. Eran (y son) las personas más coquetas que conozco, siempre preocupados por ir perfectos. Unos apasionados de la moda, la belleza y el diseño, acumulaban más cremas en sus estanterías que las que yo he tenido en toda mi vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.