Electroestimulación muscular


La electroestimulación (o electroterapia) es una de las técnicas actuales más utilizadas como método de remodelación corporal. Consiste en  provocar la contracción muscular mediante la aplicación de impulsos eléctricos de distinta frecuencia e intensidad según el objetivo que se desee conseguir.

Se la conoce también como gimnasia pasiva porque, en realidad, se trata de eso, de lograr que los músculos trabajen, (se contraigan y se estiren) sin necesidad de realizar ejercicio físico alguno.

Los electroestimuladores que puedes ver en gimnasios y centros de estética (también puedes encontrar aparatos para uso «casero» e individual) disponen de programas específicos ideados para ayudar a combatir problemas tan habituales como la celulitis, la flacidez o la falta de tono muscular. Una vez colocadas las bandas y los electrodos en la zona a tratar, el aparato se encargará de emitir las ondas necesarias para provocar esa contracción involuntaria del músculo.

En realidad, el uso de la electroestimulación tiene un origen terapéutico. En los años 70 comenzó a emplearse en la recuperación de lesiones y en la mejora de atrofias musculares (disfunciones y falta de tono).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.