El secreto: la constancia

No siempre es fácil y resulta sencillo encontrar una buena excusa para faltar al gimnasio, pero si de verdad quieres resultados, tendrás que ser constante en tu rutina de entrenamiento.

[pullquote]Imponte metas asequibles, que estén a tu alcance con el esfuerzo necesario[/pullquote]Piensa en los grandes deportistas y atletas o en alguien a quien conozcas y que pueda presumir de musculatura envidiable ¿crees que su buena condición física es sólo fruto de la casualidad, la suerte o la genética? En la mayoría de los casos, el éxito en cualquier deporte no depende de factores externos sino de dos elementos claves: la disciplina y la constancia.

De poco vale una sesión de ejercicios maratonianos practicados de forma esporádica (sólo conseguirás una buena dosis de agujetas). El fitness requiere un trabajo progresivo que fortalezca tu musculatura moldeando el propio cuerpo y consiguiendo, además, una óptima forma física.

Son muchos los que se apuntan al gimnasio convencidos de lograr en unos pocos meses un cuerpo escultural, pero si no estás dispuesto a ser constante y superarte cada día, el desánimo llega a las pocas semanas.

Deja un comentario