Cuida tus codos

¿Codos ásperos? ¿grisáceos? ¿rugosos? Son problemas estéticos bastante comunes que afectan más a hombres que a mujeres  y que puede prevenirse fácilmente o bien tratarse si ya son un hecho.

No nos damos cuenta pero apoyamos los codos y las rodillas multitud de veces al día en distintas superficies. Los codos en la mesa, las rodillas en el suelo, por ejemplo, al hacer un ejercicio… a esto hay que sumar el roce constante con la ropa (en invierno), el número de veces que flexionamos estas articulaciones y la acción normal de los agentes externos (altas o bajas temperaturas, sol, viento…)

Estos dos puntos del cuerpo son, además, los grandes olvidados a la hora de aplicar los distintos productos para el cuidado personal. Piénsalo, cuando te aplicas una hidratante corporal ¿incides lo necesario en codos y rodillas? Parece que no tiene demasiada importancia, pero unas rodillas o codos ásperos, oscuros y rugosos con efecto «piel de galápago» no resultan demasiado atractivos.

Anuncios

Deja un comentario