Crítica de ‘Tomorrowland’

Todo lo referente a Tomorrowland resulta muy inmersivo y atrayente, es el objetivo de nuestros aventureros, pero por cuestiones que se me escapan, cuando lo consiguen, parece que a la cinta se le acaben las ideas tanto visuales como de guión y es una pena.

Dando vida a los protagonistas, tenemos a la emergente Britt Robertson, vista en la serie La cúpula y junto a Scott Eastwood en El viaje más largo, que encarna a Casey, la joven elegida para salvar Tomorrowland, y a George Clooney, quien se prodiga poco por este tipo de cine, interpretando al conspiranoico y desilusionado inventor Frank.

El tercero en discordia es Hugh Laurie -quien fuese el doctor más odiado/querido de la serie House- que al termino de la serie rechazó numerosas y jugosas ofertas, pero parece que aquí, si encontró un proyecto atractivo y encarna sin dificultad al malo de la función.

No podemos olvidarnos de Raffey Cassidy, con un rostro que parece salido de un dibujo animado y que interpreta con convicción a Athena, un personaje bastante sorprendente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.