Acierta al elegir fragancia

No se ve y sin embargo es uno de tus rasgos más personales, toda una seña de identidad que dice mucho de ti. El poder evocador y de seducción de un perfume es evidente, de ahí la importancia de saber elegir el tuyo y de acertar con el más adecuado para cada ocasión. Tres consejos básicos:

  1. Déjate influir «lo justo» por la publicidad y packaging de ese perfume que promete que con él «arrasarás». Si no te gusta y no te sientes cómodo llevándolo, simplemente no es para ti.
  2. Tómate tu tiempo y prueba cómo resulta ese aroma que te encanta en tu propia piel. El perfume cambia y se adapta a quien lo lleva. En ti no olerá exactamente igual que en otra persona.
  3. Ten en cuenta la intensidad de la fragancia que buscas (la concentración de esencias). No es lo mismo un perfume que un agua de colonia. Identifica tus necesidades (¿quieres una colonia fresca para diario? ¿un perfume intenso que aguante inalterable toda una velada? ¿un aroma sutil y poco apreciable?

A la hora de escoger una determinada fragancia, tienes a tu alcance todo un mundo de posibilidades: aromas florales, aires orientales con el pachuli y almizcle como ingredientes básicos, extractos de madera para un toque muy varonil, o presencia de cítricos que aporten frescura. Ante tal variedad, tu nariz puede quedar absolutamente anulada si te dedicas a oler un perfume tras otro.

Deja un comentario