Bordoll, un burdel de muñecas sexuales

Una nueva tendencia está creciendo en Europa, los burdeles de muñecas sexuales. Muchas críticas a favor sobre estos establecimientos se han vuelto populares, argumentando que las personas que los frecuentan pueden cumplir cualquier fantasía sexual.

muñecas sexuales

A finales del año pasado abrió en Dortmund, Alemania, el primer burdel de muñecas sexuales en el mundo, éste tiene una docena de muñecas sexuales de silicona que renta por € 80 la hora.

Las muñecas son importadas desde China por un costo que varía entre € 1,000 y € 2,000, el peso de las muñecas sexuales es de 30 kg, tienen sus propios nombres y cada una está hecha con una estética única, incluso una de ellas es una muñeca masculina con senos y pene.

En Bordoll, a los clientes se les incentiva a cumplir cualquier de sus fantasías ya que pueden alquilar las muñecas sexuales para cualquier servicio. Incluso, son invitados a llevar sus propios outfits para vestir a las muñecas sexuales.

Los clientes son de todo tipo: jóvenes, viejos, ricos y pobres. La mayoría son hombres, pero ocasionalmente también asisten mujeres y parejas; algunos clientes solo buscan una nueva experiencia, y otros de los que asisten también han tenido relaciones sexuales con otra persona. Los clientes deben tener al menos 18 años de edad. Sin duda el negocio va bien, ya que el 70 por ciento de los clientes regresa para nuevos encuentros.

muñecas sexuales

Evelyn Schwarz, de 31 años, es la fundadora y propietaria de Bordoll, que según dice además de ser un burdel es un estudio de esclavitud, dominación, sadismo y masoquismo.

Bordoll no es el único burdel de muñecas sexuales. Hay docenas en Japón, en Francia, Reino Unido, España y hasta un servicio de muñecas escort en Berlín.

Esta tendencia va creciendo a medida que la tecnología avanza para crear muñecas con inteligencia artificial que podrían usarse potencialmente en burdeles.

muñecas sexuales

Cada una de estas muñecas sexuales dura aproximadamente seis meses, también es cierto que a pesar de ser de silicona muchas de ellas se han ido desgastando demasiado del área genital, por ello algunas esperan en un cuarto trasero del Bordoll a ser compradas de segunda mano.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Product added successful