4 pistas para saber por qué los españoles somos los más infieles de Europa

No es una cuestión de sexo: tanto ellos como ellas sucumben a los deslices. ¿Las excusas? Como siempre, variopintas. Aquí, la explicación de por qué renunciamos a la monogamia.

El portal Ashley Madison, una web de citas, al estilo Tinder para casados, lo tiene claro: «España es el país más infiel de Europa». Y no solo es una cuestión de esta región del viejo continente. A nivel mundial, también ocupamos un lugar destacado: el quinto. Un puesto que nos sitúa por detrás de Estados Unidos, Canadá, Australia y Brasil. Así que tanto si has pecado como si has sido víctima de una infidelidad, consuélate y piensa que no estás solo.

Curiosamente, la infidelidad también varía dependiendo del lugar en el que vivas. En las capitales de provincia resulta más fácil escabullirse de la cama propia y colarse en la ajena, por lo que Madrid (con el 12,9% de usuarios del portal) y Barcelona (8,5%) aglutinan buena parte de la cornamenta patria, seguidas de Valencia (5,4%), Sevilla (5,1%) y Palma de Mallorca (3,8%). Y hablamos únicamente de infieles convictos y confesos que han buscado echar una canita al aire en un portal especializado en estos menesteres; a esos deberíamos sumarles los que, sin planificarlo, han escondido alguna vez su anillo de compromiso. Según una encuesta del instituto Ipsos, el 30% ha caído alguna vez en la tentación y, pese a que las mujeres se están subiendo al carro (26%), los hombres siguen ganando por goleada (35%).

 

Radiografía de un/una infiel

Las mujeres se ponen a ello antes que los hombres, el perfil de la fémina que olvida su compromiso suele rondar los 34 años. La mayoría están casadas y las principales profesiones que ejercen no pueden ser más heterodoxas: amas de casa, administrativas, maestras y ejecutivas. Los hombres, en cambio, esperan a los 40 para conocer otros lechos. La edad del infiel, al hilo de los datos aportados por Ashley Madison, se sitúa en torno a los 43 años y las profesiones más proclives son las de empresario, directivo, médico o abogado. La cantidad de aventuras también varía dependiendo del sexo. Ellos ostentan un promedio anual de 2,4 y ellas de 1,3.

Deja un comentario