Radiofrecuencia, mirada joven

La delicada piel que rodea el contorno de los ojos es una de las zonas en las que  antes se manifiestan los signos del paso del tiempo. Esas finas arrugas, conocidas como patas de gallo, son el resultado de los gestos cotidianos que realizas de manera espontánea durante años (el parpadeo, la risa, las distintas expresiones…)

El área periocular requiere cuidados y productos específicos para mantener su elasticidad el máximo tiempo posible pero, además, cuando las patas de gallo ya son un hecho tienes distintas opciones para reducirlas e incluso hacerlas desaparecer, casi en su totalidad, devolviendo así la juventud a tu mirada.

[pullquote]La radiofrecuencia es un tratamiento no abrasivo, es decir, que no daña la capa exterior de la piel[/pullquote]Si no son demasiado profundas, esas micro arrugas resultan naturales, incluso atractivas,  (hay que saber asumir el paso del tiempo y adaptar tu imagen a tu edad), pero si se marcan en exceso, envejecen. Si quieres reducirlas, la radiofrecuencia es una opción a tener en cuenta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.