¡Olvídate de la cama!

De lugares para hacer el amor hay tantos como se te ocurran. Cambiar de sitio es bueno para la pareja: se rompe con la rutina y surgen nuevas fuentes de inspiración. Lugares públicos o extraños aumentan la adrenalina y el riesgo de ser pillados, lo que para muchos aporta un plus de excitación. Aquí va una lista de sugerencias hot para dejar el dormitorio a un lado.

  • En la cocina: Un estudio de Just Eat, el líder mundial de comida a domicilio, revela que casi un 80% de los italianos ha practicado sexo entre ollas, fogones y platos. La implicación de todos los sentidos y su papel en la vida cotidiana, convierten la cocina una de las estancias más populares para disfrutar del arte amatorio. La misma encuesta preguntaba también por las posturas favoritas del kitchen-sutra, y triunfaron la del chef, la de la masa y la del lavaplatos.
  • En la universidad: Basta con mirar los horarios de las clases y encontrar un aula vacía para satisfacer vuestro deseo con la mayor discreción. Mejor dejad la luz encendida, por aquello de no levantar sospechas. Ya después vosotros elegís si os pone más en la silla del profesor, en un pupitre o contra la pizarra.
  • En un cementerio: Puede dar mal rollito, pero lo cierto es que no existe ningún lugar más tranquilo, desierto y silencioso que éste. Sobre todo por la noche. En algunos, la puerta permanece abierta las 24 horas, pero colarse tampoco es muy difícil. Y encima está lleno de flores. Eso sí, si tu pareja es un poco miedosa ni se te ocurra traerla aquí o te puede dar el polvo en cuanto empiece a oír ruidos.
  • En un guardarropa: ¡Qué mejor sitio para estar desnudos que una habitación llena de chaquetas y abrigos! Aprovecha la próxima boda o fiestorro que tengas y cuélate a una hora razonable, en la que todo el mundo ya haya llegado y aún sea demasiado pronto para que la gente empiece a irse.
  • En la oficina: Quién no ha fantaseado alguna vez con hacerlo en la mesa del despacho (después de haber tirado todos los documentos y el material que había encima). O con tener sexo encima de la fotocopiadora, por ejemplo. Es el lugar de trabajo, el que tantos y tantos quebraderos de cabeza nos da, así que… ¿por qué no disfrutar un poco de él y de su erotismo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.