La procesionaria del pino

Seguramente habrás paseado alguna vez por algún pinar y te habrás fijado que en los árboles hay una especie de tela de araña de color blanco. En realidad no son nidos de araña, sino el lugar donde viven las orugas de la procesionaria del pino.

El nombre de procesionaria se debe a que las orugas de una mariposa nocturna, cuyo nombre científico es Thaumetopoea pityocampa, se desplazan formando una hilera en la que una toca a la otra. Durante esta fase juvenil, se van a alimentar de las hojas del pino, aunque no los mata.

De hecho, un experto en plagas y doctor en biología ha afirmado que no es una plaga en los ecosistemas mediterráneos, sino que juega un papel muy importante: debido a que consume las hojas del pino, genera nutrientes para el suelo, que de otra forma, no estarían disponibles.

Las orugas pueden resultar muy urticantes para personas y animales debido a que tienen el cuerpo cubierto de pelos sedosos. No sólo el contacto directo es perjudicial, sino que éstas pueden liberarlos como si se tratara de lanzas. Es por este motivo que, cuando hay pinos afectados por procesionaria en zonas urbanas, conviene actuar para intentar eliminarla.

Deja un comentario