in

Consejos para ser buen pasivo

Vamos a comentar un poco sobre los cuidados y consejos que debes seguir si quieres ser un buen pasivo y quieres dejar a tu pareja sexual con ganas de mucho más. Lo importante aquí es relajarse y abrirse literalmente, para conocer cómo puedes llevar una vida sexual sana y sin preocupaciones, en la que solo importe recibir y dar placer.

Para empezar, un buen pasivo siempre tiene el ano limpio. La limpieza anal es fundamental para ir seguros a la cama con tu compañero sexual. El ano normalmente se usa para evacuar las impurezas y demás desechos del cuerpo, de manera que saber elegir la mejor manera para realizar una buena limpieza anal resulta importantísimo, sobre todo para hacerlo bien y no lastimarnos. En nuestro artículo anterior revelamos los 7 secretos para una buena limpieza anal, entra y descubre con detalle las mejores técnicas y productos para lograrlo. Aunque a muchos les puede incomodar realizar estas limpiezas, resultan muy convenientes si quieres estar seguro de no ensuciarte o ensuciar a tu pareja sexual. De lo contrario, no olvides lavarte bien el ano cuando te estés duchando y estar atento en cada momento de que estás limpio.

Asimismo, es importante que conozcas bien tu cuerpo y los tiempos en que haces la digestión o cómo reacciona tu cuerpo a determinadas comidas. De manera que, si sabes que vas a tener sexo luego, trata de no comer demasiado, ni muy pesado. Comer lo necesario y en el momento justo y sin excesos es lo más importante. Sin embargo, si es inevitable comer algo pesado, porque resulta que tu cita se le ocurrió invitarte a cenar las mejores pastas del mundo, te recomendamos que esperes entre 1 y 4 horas aproximadamente para poder evacuar, y que puedas limpiarte bien el ano para luego poder tener sexo sin preocupaciones. Así mismo ocurre con los líquidos, recuerda siempre orinar antes de ir a la acción para evitar molestias o incomodidades en la vejiga.

Por otra parte, la higiene bucal es importantísima, pero ¿En qué sentido? Pues, para estar tranquilos de poder disfrutar de un seguro sexo oral. Se recomienda siempre usar condón en todas las prácticas sexuales, sin embargo, de no hacerlo, recuerda nunca cepillar tus dientes al menos 2 horas antes de practicar sexo oral, ni tampoco cepillar 2 horas después de haberlo practicado, lo recomendable es que después de 2 horas de haber practicado sexo oral te laves la boca con un enjuague bucal antibacteriano para eliminar todas las posibles impurezas. Debido a que el cepillo puede causar heridas en las encías y estas pueden infectarse o ser la entrada perfecta para el grupito de ITS que les gusta hacer fiestas en todo momento y todo lugar. De esta manera, el condón resulta la elección más segura para este tipo de prácticas, hoy en día los puedes conseguir de todos los colores, sabores, texturas y hasta los que brillan en la oscuridad.

Un paso importantísimo, y esto va sobre todo para los activos: ¡Chicos el ano no es cualquier hueco, o lo tratan con cariño y cuidado, o se van! Pero si, resulta que muchas veces los activos no están conscientes de qué implica tener buen sexo y llevar al pasivo al orgasmo, porque solo piensan en meter y sacar el pene. Por ello, los invito a que conozcan su cuerpo con delicadeza y se tomen un tiempo para tocarse, lamerse y ponerse bien calientes. Un consejo esencial, es aprender a masajear la parte exterior del ano para que se puedan relajar todos los músculos internos, esto garantizará no solo placer al pasivo, sino la comodidad y seguridad de poder abrirse mucho más. Si vas a usar la lengua como otra opción, recuerda que el ano por muy limpio que puede ser, es una vía preferida para múltiples ITS, así que recomendamos usar protectores dentales de látex o al menos un condón abierto por la mitad para garantizar mayor protección.

Del mismo modo, al momento de la penetración, es importantísimo usar condón, pero también usar suficiente lubricante, sobre todo a base de agua, no vaselina o saliva, sino lubricantes anales, porque son los que garantizan que el condón no se vaya a romper por la fricción. Y pueden lograr un estímulo muy placentero y cómodo para el chico pasivo, y para tener más tiempo de placer. Asimismo, es importante que si estas en un trio, orgía u otro encuentro multitudinario, no permitas que el chico activo te penetre con el condón con que penetro a otra persona, porque es una posible vía de transmisión de ITS.

Finalmente, recomendamos que la penetración inicie lenta y suave para que los músculos del ano y el recto puedan acostumbrarse al tamaño y estímulo del pene, y una vez que te sientes cómodo con ese ritmo puede ir subiendo la intensidad y la rapidez de la penetración, así como probar múltiples posiciones para llegar al orgasmo. Una vez acabado el sexo, es importante que te duches y laves bien el ano con agua tibia para relajar y dejar descansar el ano, y sobre todo para evitar infecciones por el sudor o demás bacterias de ambos cuerpos. Y también para explorar si existen algunas lesiones, sobre todo si quedaste con dolor después de la penetración y garantizar que todo esté en orden.

Siguiendo estos consejos y con unos movimientos creativos encima de tu pareja sexual, puedes lograr disfrutar de un buen polvo y conocer cada vez más tu cuerpo para saber qué es lo que más te gusta y sobre todo para conocer tus límites. Al mismo tiempo, de dejar con muchas ganas a tu pareja de volver a repetir muchas veces contigo.

Y tú ¿Qué otros consejos tienes para ser buen pasivo?