10 tips para protegerse del sol

¡Alerta! Comienzan a salir los primeros rayos de sol y, con ellos, empezamos a quitarnos ropa y a dejar nuestra piel al descubierto. La llegada del buen tiempo significa además el inicio del ritual de bronceado de cada verano, con su correspondiente playita y tumbona en la arena.

La cosa es que, como en estos días el sol tampoco pica tanto, solemos olvidarnos de proteger nuestra piel de los rayos solares nocivos UVA y UVB. Gran error, pues es ahora cuando más pendientes tenemos que estar de ella. La piel tiene memoria y es rencorosa: llega a perdonar la quemadura solar pero nunca la olvida. Sigue al pie de la letra estos consejos y reduce al máximo los riesgos del sol en tu cuerpo.

  • No utilices las cremas y protectores solares del año pasado. Su eficacia se verá claramente reducida ya que, seguramente, han permanecido horas y horas en sitios sobrecalentados como el coche o la playa. Esto no solo afecta a la consistencia de la crema en sí, sino también al filtro y al índice de protección.
  • Evita tomar el sol entre las 12 y las 16 horas. Es el momento del día en que las radiaciones solares son más agresivas y es más fácil quemarse. Si, a pesar de saber esto, vas a hacerlo igual, aumenta la protección y extrema las precauciones. Lo mejor para estas primeras veces es que tomes el sol en pequeñas dosis de 15 minutos.
  • Escoge factores más altos que de costumbre. Los primeros días de sol son los más complicados, pues la piel no está acostumbrada a su exposición. Igual en agosto te vale con un FPS 10, pero ahora debes optar por un FPS 30 o superior.
  • Ten en cuenta la cara, los labios, los ojos y el pelo. No solo tus hombros pueden quemarse y producir esas incómodas molestias que todos hemos sufrido. Cara, ojos y pelo también se resienten (y mucho) de una buena dosis de sol. Utiliza un protector facial específico con FPS 50+, usa bálsamo labial con bloqueador solar, no te olvides de tus gafas de sol y lleva siempre sombrero o gorra.
  • ¡Piel limpia! Ni desodorantes, ni perfumes, ni cosméticos. La piel debe estar absolutamente limpia antes de tomar el sol y ponerse el protector solar, pues esto puede ser la causa de que te aparezcan oscuras (y antiestéticas) manchas.
  • Aplica la crema 30 minutos antes de la exposición solar. Éste es el tiempo que tarda el bloqueador en ser absorbido por la piel, o sea, cuando empieza a ser efectivo. No seas tacaño con las cantidades y no te olvides de ninguna zona, pies incluidos.
  • ¡Repeat! Si te metes en el agua o ves que has sudado demasiado, tienes que volver a ponerte el protector sí o sí. Si vas a estar al sol varias horas (no recomendado) no dudes en aplicarte la crema cuantas veces sea necesario.
  • Bebe mucha agua. La exposición solar produce una deshidratación general en nuestro cuerpo, por lo que es fundamental consumir líquidos en abundancia.
  • Ducha post-sol. Tras la playita, o la montaña, o el lugar donde te haya dado el sol, la piel no está en sus mejores condiciones que digamos. Tómate una ducha con un jabón y un champú bien hidratantes y no demasiado tensioactivos. Si ves que tu cabello está perdiendo brillo y lo notas más seco, empieza a usar mascarilla o algún otro cosmético específico. Aplícate una buena cantidad de After Sun después.
  • Come fruta y verdura. Por dos motivos: uno, por su gran contenido en agua, lo que te ayudará a rehidratarte; y dos, por los antioxidantes, importantes para prevenir el envejecimiento acelerado de la piel que la exposición al sol provoca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.