Cómo ligar como los guapos, sin serlo, en 10 pasos

Dado que el atractivo no siempre está relacionado con la belleza, tener un imán para atraer miradas se puede entrenar. Eso sí, hay que currárselo.

Todos queremos que las demás personas nos encuentren atractivos pero ¿sabemos cómo hacerlo realidad? ¿Sonreímos o ponemos cara de interesante? ¿Mejor pecar de tímido? Las relaciones no son una ciencia exacta pero algunos estudios nos aportan datos sobre cómo podemos incrementar nuestro éxito. El deseo sexual y romántico es un cúmulo de procesos químicos en los que interviene el olfato, que nos ayuda a reconocer las feromonas que el cuerpo segrega para informar sobre la disponibilidad de la otra persona. También la vista nos ayuda a percibir las características físicas que buscamos en una pareja. El oído: ellas prefieren las voces más profundas, asociadas con la masculinidad y mayor cantidad de testosterona. Y hasta el tacto nos puede servir para ver si hay compatibilidad.

Deja un comentario