Los complejos sexuales

¡Cuánto daño ha hecho el porno para el sexo!

Al menos para el de los seres terrenales, los de carne y hueso que pueblan la tierra sin tener un tiburón entre las piernas o la garganta más profunda que Linda Lovelace.

No todos los consumidores de cine X pretenden ser como los protagonistas de este tipo de películas y viven sin complejos su sexualidad sin hacer caso de los centímetros de más (o de menos).

Sin embargo, aquellas personas que tienen la autoestima por los suelos pueden ver mermadas sus relaciones sexuales al querer emular a sus héroes del porno o simplemente a su vecina la del quinto.

El sobrepeso, el tamaño de ciertos atributos físicos como el pene o el pecho o los efectos del embarazo y postparto son algunos de los complejos sexuales más comunes que impiden el buen funcionamiento del sexo y por lo tanto de las relaciones en pareja.

Deja un comentario