Comer culo (y más) a ciegas, nueva moda en Japón

Aún no han llegado hasta España pero en el país del sol naciente ya son toda un revolución.

Por un precio que oscila entre los 100 y los 250 euros se puede disfrutar de apetitosas nalgas, traseros depilados o culos entrados en carnes a petición del consumidor.

El requisito para poder degustar este ‘manjar’ es el de incrustar la cara entre los dos carrillos y comenzar a comer como si ni hubiese un mañana. Está claro que el estómago no se llegará a llenar por más horas que empeñes ‘comiendo culo‘ eso sí, las ansias de chupar los lugares más recónditos del ser humano quedan saciadas al menos durante un tiempo.

Lo realmente curioso del lugar es que los traseros emergen de una especie de lavadora sin tapadera en cuya parte superior se encuentra «la carta» o más bien dicho…«la carta de presentación» de las supuestas mujeres a las que se está degustando. Algo absurdo si los ojos de los comensales están tapados con antifaces.

Deja un comentario