El carril bici: la manera más efectiva de mejorar la salud pública

La presencia de carriles bici es cada vez mayor en nuestras ciudades: si hace unos años era prácticamente impensable poder desplazarnos en las grandes urbes con la bicicleta, hoy podemos hacerlo de forma más o menos segura gracias a estos carriles específicos para ciclistas.

Además, algunas ciudades como Madrid, Valencia o Barcelona ofrecen desde hace tiempo el servicio de alquiler de bicicletas para los ciudadanos, algo que ha fomentado el uso de la bicicleta para realizar trayectos cortos.

Según un estudio de la Universidad de Columbia realizado sobre la ciudad de Nueva York, el carril bici para ser la forma más efectiva de mejorar la salud pública: la que reporta un mayor beneficio con una menor inversión. ¿Es todo color de rosa? Veamos los pros y los contras de este sistema.

Grandes beneficios a un bajo precio

Uno de los mayores beneficios que podemos obtener de la construcción de carriles bici es que efectúan un «efecto llamada» sobre aquellos que no se han decidido aun a utilizar la bicicleta como un medio de transporte urbano. Según el estudio anteriormente citado, las 45,5 millas de carril bici construidas en Nueva York durante 2015 (con un coste de ocho millones de dólares) hicieron que la probabilidad de que se use la bici como un medio de transporte creciera en un 9%.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.