Adele, la cantante más gay friendly

Adele tiene muy claras sus prioridades: primero está la familia y después su carrera musical. Hasta el punto de que piensa abandonar las giras mundiales durante 10 años para poder dedicarse plenamente al cuidado de su hijo. A partir del próximo mes de noviembre, tras sus recitales en México y Phoenix, dejará la carretera, los vuelos y los escenarios para centrarse en aquello que más le importa. En una entrevista al diario “The Sun” reconocía que las largas giras le generan más malestar que otra cosa: “No me considero una artista de giras. Nunca he tolerado demasiado bien los tours, soy bastante hogareña”. Con todo, la cantante no quiere alejarse por completo de los escenarios y está pensando en una oferta que le supondría actuar de modo regular en Las Vegas.

Ese amor por su hijo se vio reflejado en uno de los temas de su último álbum, “Sweetest Devotion” (La devoción más dulce). Devoción que sienten por ella sus seguidores LGTBI a raíz de los gestos habituales de apoyo que Adele tiene con el colectivo. El más reciente se produjo durante su gira en Toronto, Canadá, dónde al ver a una pareja de dos hombres con su bebé los invitó a subir al escenario a fotografiarse con ella. Tras saludarlos afectuosamente se hicieron un selfie conjunto que se ha convertido en viral. En la foto el pequeño Jackson luce unos auriculares firmados por la cantante que Adele le regalo para protegerle los oídos.

Deja un comentario