Ultimate magazine theme for WordPress.

El verano 2015 de MFSHOW MEN

0 10

Un total de siete firmas han presentado sus propuestas para la primavera/verano 2015 en Madrid Fashion Show Men, la única pasarela íntegramente masculina de nuestro país. La Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid han sido los dos escenarios escogidos para albergar esta tercera edición de MFSHOW MEN.

Los motivos marinos y tropicales han sido los más repetidos durante la pasarela masculina de Madrid

Emidio Tucci fue la firma encargada de inaugurar la pasarela, con una colección dominada por el azul índigo y los tonos tierra. El desfile fue un soplo de aire fresco, donde la selva tropical tuvo un papel más que relevante en los estampados, tanto en polos y camisas como en bermudas y trajes enteros. Las americanas cruzadas fueron las más repetidas, pero también las hubo de lino, en denim o chaquetas más técnicas. Se pudo apreciar un rejuvenecimiento de la firma, que apostó por un hombre vital y lleno de optimismo.

Le siguió SOLOiO, que le rindió un homenaje a Jacques Cousteau y vistió a todos sus modelos con su famoso gorro rojo. Este tributo también quedó reflejado en las prendas, con estampados digitales de peces y corales y la paleta cromática del fondo marino, que incluía colores como el verde, el azul, el rosa o el coral. También hubo jerséis con rayas marineras o bermudas con pequeños dibujos de anclas y timones. En definitiva, una colección muy marina donde los looks de estilo preppy tuvieron su espacio, pero sin perder el toque fresco y divertido de toda la colección.

La firma norteamericana de ropa íntima Jockey se estrenó en MFSHOW MEN con una performance, en la que la mitad de los modelos eran bailarines que realizaban auténticas coreografías encima de la pasarela. Boxers y slips, swimwear, pijamas y ropa deportiva configuraron el desfile más sexy de los tres días, donde pudimos ver colores flúor y animales marinos en la parte más surfera (con trajes de neopreno incluidos), pero también rayas y cuadros con los que satisfacer a los hombres más clásicos.

Tenkey, por su parte, presentó su propuesta navy y sesentera, repleta de rayas marineras y tonos pastel. Conjuntos muy ponibles, con un punto entre clásico y trendy que son ideales para cualquier armario del día a día. Para muestra, las chaquetas con detalles de estampados selváticos, muy de tendencia, o los pantalones, que se remangan hasta el tobillo y se combinan con alpargatas. En definitiva, urban chic refinado y actual con muy pequeñas dosis de estampados, en forma de lunares o flores liberty.

Ya en el último día de desfiles le llegó el turno a Altona Dock donde, ante todo hubo muchísimo color. Tomando como inspiración el ambiente surfero de los años 50 y 60, los modelos salieron a escena a ritmo de Elvis Presley, con collares hawaianos, bandanas en el pelo y cordones a modo de cinturón. Juvenil y desenfadada, la colección desprendía un cierto aire vintage gracias a los tonos lavados y desgastados. Flores tropicales y anclas, una vez más, tuvieron su propio hueco.

También en HM
Masculino y a todo color

Después vino Mirto, que empezó mostrando el proceso de realización de una camisa, que es la prenda fetiche de la firma. Ideales tanto para un público joven como para otro de más mayor, en la propuesta de Mirto encontramos desde las clásicas rayas y cuadros, a camisas de lino y cuello mao, pasando por otras de más casual, como las realizadas en denim o las que contienen divertidos estampados paisley y florales. El desfile también contó con una parte más sport, dominada por los polos, y otra de homewear, con pijamas, camisones y batas de satén.

Lander Urquijo fue el encargado de cerrar la semana de la moda masculina de Madrid con sus trajes de corte clásico que, sin embargo, no dejan de ser actuales y arriesgados. Esto se debe a su combinación de tejidos singulares y colores pastel, unidos a una gran originalidad en cuanto a los prints. Corbatas estampadas que se funden con las camisas, pajaritas a juego con las bermudas, o pañuelos enormes que van por dentro del chaleco en los tres piezas, todos aportando su justo toque de frescura y originalidad. Los cuadros y el camuflaje se adueñan, aunque parezca mentira, de los esmóquines más elegantes. En tres palabras: un final redondo.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.