En forma para el fútbol

Además, un buen futbolista debe tener otras facultades como saber regatear, pasar con precisión el balón a sus compañeros, mantener el control sobre la pelota, tirar con potencia a portería, desmarcarse en el campo de juego para tomar una posición estratégica, etc.

El entrenamiento es fundamental, y juega un importante papel para conseguir que un jugador desarrolle todas estas cualidades.

Dentro de una rutina de entrenamiento de fútbol nos encontramos con varios tipos de ejercicios:

  • Ejercicios de calentamiento. Son aquellos ejercicios previos al entrenamiento. Su función principal es preparar el organismo para desarrollar el trabajo que se va a realizar durante el resto del entrenamiento. Algunos ejemplos de este tipo de ejercicio son, correr rodeando el campo o hacer estiramientos.
  • Ejercicios técnicos y tácticos. Son ejercicios que desarrollan las habilidades necesarias para jugar al futbol. Hay una gran cantidad de ejercicios técnicos en este deporte: ejercicios de regateo, defensa, ataque, contraataque, demarque o de posicionamiento estratégico en el campo.
  • El propio juego. Es el periodo de actividad física en el que los jugadores ponen en práctica todos sus conocimientos, habilidades y técnicas obtenidas del entrenamiento.


Además de los ejercicios que conforman el entrenamiento rutinario,  existen unos ejercicios de apoyo que se practican fuera de éste, cuyo objetivo es desarrollar otras cualidades del jugador como la potencia física.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.