Rutinas con cambios de ritmo

[nextpage]
Si llevas un tiempo entrenando y tu objetivo es mejorar aún más tu rendimiento físico, introduce rutinas con cambios de ritmo para aumentar tu resistencia aeróbica y tu capacidad pulmonar y cardiovascular.

Imagina tu cuerpo como un coche. Si siempre vas a las mismas revoluciones, cuando llegue un momento de mayor exigencia tu cuerpo no responderá como esperabas. Tu motor cardiovascular y tus piezas musculares se habrán adaptado a un constante nivel de intensidad.

Cuando haces ejercicio de larga duración pero de forma suave, el cuerpo obtiene gasolina a través de las reservas de carbohidratos y grasas. El organismo descompone estos nutrientes y utiliza el oxígeno para generar energía a los músculos. Es la manera más lenta y completa de obtener gasolina y como se utiliza oxígeno para este proceso, a esta vía la conocemos como aeróbica.

Por el contrario, cuando realizas un ejercicio más explosivo los músculos requieren energía más rápidamente. Los hidratos de carbono no se oxidan por completo para no perder tiempo, y aparece una nueva fuente de energía. No todas las células están preparadas para alimentarse de esta nueva “gasolina express” y se almacena en sangre en forma de lactato o ácido láctico.

Anuncios

Deja un comentario