Cambia de hábitos

Toda acción tiene una reacción, y toda reacción una repercusión. En primer lugar, tendrás que reconocer la vida que quieres, la pareja a la que aspiras, el trabajo que añoras o el cuerpo que deseas. Es decir, debes elegir tu objetivo. Si no sabes a dónde vas no entenderás lo que encuentras. Y si no planificas a donde quieres ir ningún viento te favorecerá.

[pullquote]Prepara de forma racional un plan de acción que te dirija hacia lo que quieres ser[/pullquote]Aunque parezca obvio este paso inicial, a menudo nos pasamos el día haciendo cosas, pensando cosas y sintiendo cosas de manera desordenada. Es decir, pensamos una cosa, decimos otra y hacemos otra diferente. Debemos ser coherentes y encaminarnos hacia una misma dirección.

Esto se complica porque no todos sentimos las mismas emociones ante un determinado hecho cualquiera. Lo que para Marta que su pareja salga de fiesta toda la noche es irrelevante, para Lucía es una experiencia que la horroriza porque su anterior novio la fue infiel.

Deja un comentario