Entrena para un maratón

0
98

A largo plazo, esta capacidad provoca la enfermedad más incapacitante del siglo XXI: la depresión. Las experiencias pasadas y los miedos que provocaron dejan una huella emocional en tu cerebro que te hace estar a la defensiva y no olvidar las posibles consecuencias que acarrearon enamorarse, hablar en público, montar en un avión…

Sin embargo, los seres humanos tenemos la capacidad de aprender a destruir los miedos, al igual que aprendimos a crearlos. En vez de dejarnos llevar por las preocupaciones, debemos aprender a ocuparnos de los peligros reales y no de los miedos que imaginamos.

Por ello es muy necesario el conocimiento. Existen pautas psicológicas comunes. Desde el proceso de enamoramiento hasta la carrera de una maratón, existen pensamientos y emociones habituales de cada experiencia concreta. Deberás conocerlas para anticiparte y saber cómo reaccionar ante las diferentes fases.

Con lo que respecta a la carrera de maratón podemos diferenciar seis fases:

  • 1ª fase: EUFORIA. Transcurre desde los minutos antes del comienzo de la carrera hasta los primeros kilómetros.  Aparecen pensamientos de alegría y felicidad como: “me encanta ésto”, “cuánta gente ha venido a  vernos”, “cuando llegue a la meta voy a dar saltos de alegría”… En esta primera fase los sentimientos positivos afloran inhibiendo totalmente los negativos, y las falsas esperanzas hacen que vayas a un ritmo superior al habitual. Sé racional y consciente, no te dejes influenciar por lo que sientes o lo acabarás pagando kilómetros posteriores. Vete a tu ritmo y tranquilízate.

  • 2ª fase: CHARLA. Desde el kilómetro 6 hasta el 15, aproximadamente. Te encuentras genial física y mentalmente. No te duele nada y te inundan pensamientos como “sólo quedan 30 kilómetros y no me duele nada”, “me encuentro bien, puedo ir más rápido”. Aprovechas para charlar con tus compañeros de carrera e inconscientemente puedes que aceleres el ritmo. Sé nuevamente consciente de la situación y tus capacidades y mantén el ritmo. Es normal que creas que puedes permitirte más, pero tiempo tendrás de acelerar el ritmo. Ahora sé racional e inteligente.
  • 3ª fase: TRANSICIÓN. Es la fase más neutra y discurre desde el kilómetro 15 al 23 más o menos. Es la etapa ideal para el maratoniano. Estás totalmente concentrado en lo que haces, empiezas a notar el cansancio así que la alegría y euforia inicial van pasando. Llevan un ritmo regular y constante, y te sigues encontrando bien físicamente. ¡Debes seguir a ese nivel!
  • 4ª fase: LATENTE. Desde el kilómetro 24 hasta el 32. ¡Aquí empieza la maratón! Hasta el momento te habías encontrado fuerte y poderoso física y psicológicamente, pero ahora es cuando empiezas a notar el peso de la carrera. Las piernas se te cansan y florecen pensamientos de agotamiento como: “quiero que acabe ya”. Sin embargo, lo peor está aún por llegar. Anticípate y entrena pensamientos positivos: “es normal que sienta este dolor”, “voy muchos kilómetros corriendo, forma parte de la competición”.
  • 5ª fase. SUFRIMIENTO. Es la etapa más dura. Ya no cuentas los kilómetros que has hecho sino los que te quedan. Cada paso es un metro, y cada kilómetro 1.000 zancadas. Se te hace un infierno y ni el cuerpo ni la mente te responden. Crees no poder aguantar más y el agotamiento se abre paso en cada poro. Céntrate en cada kilómetro y no pienses en los que te quedan. Concéntrate en cada paso, en el momento presente y no te preocupes por lo mucho que te queda. Pisada a pisada te estás acercando.
  • 6ª fase: EUFORIA. Pocos metros antes de la meta vuelve esa sonrisa a tu cara. Hace 2 minutos reflejabas totalmente lo contrario pero ahora ya está, por fin acabaste y el sentimiento de orgullo propio se entrelaza con la magia de supone haber acabado en pie esta carrera. ¡Lo conseguiste!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.