Tabúes sexuales y ‘sexo normal’

En cuanto salieron temas como el anal, el sado y el bondage o, incluso, la masturbación femenina, los tragos se reducían considerablemente. «Por detrás ni de coña», «que va tía, yo casi no me masturbo», «a mí eso del BDSM siempre me ha dado mal rollo». Bueno, cuando salió que yo había hecho un ménage à trois llegaron a decirme: «pensaba que eso sólo pasaba en las pelis porno».

Uno de los chicos pronunció una frase que me impactó: «A mí me encantaría experimentar más cosas, pero a mi novia sólo le gusta el sexo normal». ¿Sexo normal? ¿A qué se refería con sexo normal? ¿A hacer el misionero en la cama un par de veces por semana? ¿Cuál es la frontera entre lo que consideramos normal raro?

Intercambios de parejas, cuartos oscuros, fitofilia, exhibicionismo y voyeurismo… Las posibilidades en el mundo del sexo son infinitas, y todo el mundo tiene derecho a realizar aquello que le produzca deseo, siempre con sus límites de respeto y tal. Muchas veces no hacemos lo que nos apetece por el miedo a que nos cataloguen de o a que nos rechacen por. O si lo hacemos, no bebemos en el «yo nunca», no se vayan a enterar nuestros amigos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.