Tabúes sexuales y ‘sexo normal’

Aunque todos los miembros del grupo nos sacaban unos cuantos años, allí que nos acoplamos tan ricamente. Tras las presentaciones de rigor, empezó a circular la pregunta de por qué no jugábamos al «yo nunca», cosa que a todo el mundo le pareció una idea maravillosa. Mi amiga y yo nos miramos con cara de ¿será una broma?. «Yo no juego a esto desde la Universidad por lo menos». «No me río, ¿que no hará 10 años de la última vez?».

Al grito de «venga uníos, será divertido», nos sentamos junto a unas chicas muy majas en el círculo que habían formado. Empezaron, como siempre, con preguntas flojuchas, de las que están pensadas para que beba todo el mundo. A la tercera ronda ya fue subiendo la temperatura, pero es que a la quinta la cosa se puso seria. Ahí me di cuenta de la cantidad de tabúes que tenemos todavía en lo que se refiere al sexo. Por mucho que vayamos de modernos. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.