Proteínas y ejercicio físico

Cuando se ingieren más proteínas de las que el cuerpo necesita (mucha proteína y poco ejercicio), pueden darse consecuencias poco saludables como el aumento del ácido úrico, la deshidratación, el riesgo de daño en hígado y riñones e incluso el sobrepeso (no hay que olvidar que muchos de los alimentos ricos en proteínas también lo son en grasas).

En consecuencia, igual que estableces las pautas de tu entreno, una correcta planificación dietética es importante a la hora de desarrollar la actividad física con todas las garantías.

Incluye en tu dieta habitual alimentos de origen animal ricos en proteínas como huevos, carne de aves (pollo y pavo), carnes rojas magras (con la mínima grasa), pescados y lácteos desnatados, pero no olvides la necesidad de tomar frutas, verduras, cereales y alimentos de alto contenido en hidratos de carbono que te reportarán la energía que tu cuerpo necesita.

Una dieta variada que incorpore todos estos alimentos incluirá las proteínas que el organismo requiere y además podrá asimilarlas de manera progresiva y correcta. Así la proteína cumplirá su función y se convertirá en tu mejor aliado natural para obtener el máximo partido de tu musculatura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.