Gana fuerza con el pensamiento

Tal y como describe un artículo publicado en el Journal of Neurophysiology, se realizó un estudio en el que se dividió a los sujetos en tres grupos. A los individuos del primer grupo se les pidió que realizaran ciertos ejercicios de flexión y extensión de un dedo de la mano izquierda, a razón de 5 sesiones de entrenamiento por semana durante cinco semanas.

El segundo grupo debía repasar los mismos ejercicios con la mente, con el mismo régimen de sesiones, sin activar físicamente ningún músculo del dedo. Los participantes de grupo control (tercer grupo) no ejercitaron ni el dedo ni la mente.

[pullquote] ¿Podemos aumentar el número de fibras reclutadas durante un ejercicio anaeróbico con el pensamiento?[/pullquote]Al final del estudio, los científicos compararos sus descubrimientos. Los individuos del grupo que habían realizado los ejercicios físicamente aumentaron su fuerza en el dedo un 30% más que los del grupo control. El grupo que repasó mentalmente los ejercicios demostró un 22% más de fuerza muscular, y sólo habían repasado los ejercicios con la mente. Los participantes del último grupo no obtuvieron ningún cambio con respecto al inicio del experimento.

Deja un comentario