Un torso atractivo, con los músculos del abdomen formando la deseada “tableta”, no es tan difícil de conseguir como pudieras creer en un primer momento, especialmente si te lo planteas como un reto más que posible. Requiere esfuerzo y constancia, pero si planificas correctamente tu rutina y te decides a poner en práctica una serie de hábitos saludables podrás conseguirlo en unas pocas semanas.

La clave de un abdomen ‘six pack’ está en combinar una dieta adecuada con una serie de ejercicios específicos que trabajen todo el grupo muscular que da forma al abdomen: músculos superiores, inferiores y oblicuos.

Una dieta estricta es fundamental. Anímate a seguirla con constancia, pensando que se trata de una situación temporal y que el pequeño sacrificio que supone, merece la pena. Si tienes una capa de grasa cubriendo tus músculos abdominales, no conseguirás hacerlos visibles por mucho que trabajes en el gimnasio. El primer paso para conseguir tu six pack es hacer desaparecer esa barriga incipiente que no te gusta nada.

Es importante que planifiques al detalle tanto tu alimentación como tu rutina de entreno durante ese mes de trabajo en el que vas a luchar duro por un abdomen envidiable. Si haces un menú semanal, distribuyendo las distintas comidas necesarias para cada día, te resultará mucho más sencillo seguir tu dieta sin excepciones. No improvises. Escribe tu menú y síguelo a rajatabla teniendo en cuenta dos premisas:

  • Debes alimentarte correctamente. No se trata de poner en riesgo tu salud. Tu dieta debe ser variada. Come de todo en cantidades moderadas pero limitando (eliminando siempre que puedas) las grasas. Recuerda que tus músculos necesitan proteína extra.
  • Controla las calorías. No queda otra. Para perder kilos sobrantes, tu gasto calórico debe ser mayor que la ingesta de calorías.

Vigilando tu alimentación, no te resultará demasiado difícil perder 2-3 kilos en un mes y parte de esa grasa que vas a eliminar estará, sin duda, concentrada en la zona abdominal. A medida que la grasa desaparezca, tus músculos saldrán “a la superficie” y tu entreno se verá recompensado de manera progresiva.

Si estás decidido y crees que tienes un sobrepeso importante, es imprescindible pedir asesoramiento al médico nutricionista sobre la dieta más adecuada. Si se trata únicamente de unos pocos kilos en forma de grasa que impide que tus músculos se vean bien definidos, una dieta sencilla y equilibrada bastará para perderlos simplemente vigilando el consumo de azúcares y grasas (especialmente las saturadas y trans).

Algunos consejos sobre alimentación y hábitos que pueden ayudarte en tu empeño son:

  • Toma la suficiente cantidad de líquidos (agua fundamentalmente). No solo es necesaria para tu correcta hidratación sino que además te ayudará a eliminar de tu organismo toxinas y grasas acumuladas.
  • No te saltes ninguna comida y haz especial hincapié en el desayuno (no deben faltarte los lácteos, frutas y cereales).
  • Elige tentempiés saludables para media tarde y media mañana ( buen momento para recurrir a los complementos de proteínas).
  • Frutas, verduras y hortalizas han de ser la base de tu dieta baja en calorías pero no excluyas alimentos fundamentales como las carnes (magras), el pescado o el huevo.
  • Haz menús variados para que la dieta no te resulte aburrida y caigas en la tentación de abandonarla a los pocos días.
  • Duerme lo suficiente. Es importante para lograr tu empeño.
Comenta via Facebook