Vitaminas B y C

Por último, la B12 (Cobalamina) es también básica para conseguir un buen rendimiento ya que es clave para la regeneración de los tejidos y juega un papel determinante en la formación de los glóbulos rojos. También es vital para que las enzimas actúen en el metabolismo de los hidratos y de las grasas y en la síntesis de la proteína.

Ayuda, además, a mantener las reservas energéticas de los músculos y a que los impulsos nerviosos se trasmitan de forma adecuada. Esta vitamina sólo se encuentra en alimentos de origen animal: carnes, vísceras, pescados y mariscos, huevos, y, en menor medida, lácteos, algo de deben tener en cuenta aquellos que siguen una dieta vegetariana.

Verduras, leche y derivados lácteos, patatas, carne, huevos, pescados, cereales… las vitaminas se encuentran repartidas en casi todos los grupos de alimentos, de ahí la importancia de una dieta variada para evitar carencias que pueden traducirse en un bajo rendimiento a la hora de realizar una actividad deportiva y, lo más grave, en distintas enfermedades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.