Flexiones según tu objetivo

Las flexiones son un ejercicio muy completo y sencillo de hacer. Existen muchas modalidades de flexiones, y según tus objetivos, las puedes hacer de una forma u otra.

La diferencia entre unas flexiones y otras dependerá básicamente de tres aspectos: la apertura, la posición de las manos y el ángulo de inclinación del cuerpo:

  • La apertura. La apertura determina la separación que hay entre una mano y otra. Cuanto mayor sea la separación entre ambas manos, mayor es el esfuerzo que hacen los bíceps al ejecutar el ejercicio. Por otro lado, si la distancia entre las manos es menor, el esfuerzo recae en mayor medida en los tríceps.
  • La rotación de las manos. Al igual que con la apertura, la rotación de las manos es determinante para hacer trabajar los bíceps o los tríceps. Cuanto más rotadas hacia afuera estén las manos, más se trabaja con los bíceps. Cuanto más rotadas hacia adentro estén las manos, más se trabaja con los tríceps.
  • La inclinación del cuerpo. Las flexiones también varían en función de la inclinación del cuerpo. En un ángulo de cero grados, el esfuerzo recae principalmente en el pectoral y en los brazos. Si elevamos los pies, apoyándolos en un banco, conseguiremos un ángulo de trabajo diferente. Cuanto mayor sea este ángulo, mayor será  la distribución del peso en zonas como la espalda y los hombros.

Además de trabajar variando los tres aspectos que acabamos de señalar, existen muchas otras modalidades del ejercicio: puedes probar a incorporar elementos como mancuernas, cinturones con lastre, bancos para elevar los pies, o intenta dar una palmada en el aire entre medias de una y otra, proponte hacerlas con una sola mano, etc.

Deja un comentario