Cuida mejor tus corbatas

La corbata es una prenda más delicada de lo que creemos, de manera que debemos cuidarla y conservarla a conciencia. Ten en cuenta que al anudar una corbata, la tela sufre ciertas agresiones, de manera que ante todo es absolutamente fundamental que al quitárnosla la desanudemos siempre, para que recupere su forma original y evitar deformaciones.

El siguiente paso es guardarla de forma adecuada. Lo más recomendable para guardar corbatas es disponer de los accesorios específicos para su almacenaje. Un perchero-corbatero puede resultar la mejor opción, ya que permite almacenar las corbatas completamente extendidas.

La otra opción es un cajón, también corbatero, en el que podamos introducirlas enrolladas, pero cada una con su propio espacio independiente. En este caso hay que evitar por completo que al enrollarla se generen pliegues.

No obstante, si no disponemos de estos accesorios, antes de guardarlas de cualquier manera podemos utilizar otros recursos más accesibles, como colgarlas con delicadeza en una percha, una al lado de otra, sin que se solapen; o bien conservarlas en sus estuches originales.

Anuncios

Deja un comentario