La personalidad del deportista

¿Existen rasgos comunes en la personalidad de los deportistas frente a aquellas personas que no practican deporte alguno? Numerosos estudios demuestran que así es.

El ejercicio físico influye en nuestra conducta y en nuestra personalidadPara observar los rasgos de personalidad que sobresalían en sujetos deportistas federados frente a los que no practicaban deporte con regularidad, en Gran Canaria se analizó la personalidad de casi 300 sujetos, divididos en dos grupos: deportistas y no deportistas.

Pues bien, se observó como los deportistas presentan puntaciones más altas en: afabilidad, estabilidad, dominancia, animación, atención de normas, atrevimiento, sensibilidad, vigilancia, abstracción, privacidad, aprensión, apertura al cambio, autosuficiencia, perfeccionismo, y tensión.

Por tanto, el ejercicio físico influye en nuestra conducta y en nuestra personalidad.

Yendo más allá de los rasgos comunes en la personalidad de los deportistas, existen ciertas diferencias psicológicas, que se pueden tener de forma innata o aprender, las que destacan en los deportistas de élite frente a los amateurs.

Observando los resultados de un estudio en Madrid durante el 2010, podemos concluir que los deportistas de elite tienen una mejor capacidad para establecer metas, una mejor preparación mental antes de la competición, mejores habilidades para mantener la concentración y manejar la ansiedad, una mayor resolución para afrontar obstáculos y un mayor control de pensamientos. Más detalladamente, estas son las características de estas habilidades:

  • Establecimiento de metas: Es conveniente antes de una competición plantearse qué objetivos perseguimos y qué vamos a hacer para conseguirlos. Para que sean eficaces, los objetivos han de ser concretos, reales, medibles y controlables.

  • Preparación mental y ensayo mental previo a la competición: En otras palabras, es positivo preparar la competición, seleccionar la táctica o estrategia a usar, anticipar posibles adversidades, cómo afrontarlas, etc.
  • Mantener la concentración: Es importante saber mantener la atención ante los estímulos relevantes, en qué hay que hacer y no fijarse en estímulos irrelevantes (ej: gritos desde las gradas, actuaciones arbitrales…) Para ello, es conveniente entrenar rutinas que permitan al deportista lidiar con las distracciones.
  • Control de pensamientos: Cuanto mayor sea el número de pensamientos positivos o imágenes positivas mejor será el rendimiento del deportista, ya que favorece su motivación y su esfuerzo.
  • Manejo de la excitación y ansiedad: Es importante que el nivel de activación sea el óptimo para obtener un buen rendimiento.
  • Afrontamiento de obstáculos: Muy relacionada con la fuerza mental y con la tenacidad de una persona. Para conseguir afrontar los obstáculos es bueno anticipar y ensayar posibles estrategias para prevenirlos y/o solventarlos.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Product added successful