Correr en la cinta

Hay quien prefiere un buen running por el parque de su ciudad observando el maravilloso paisaje, la gente a su alrededor o alimentándose del refrescante aroma del aire fresco. Sin embargo, otros prefieren no salir a la calle y la cinta se convierte en una herramienta muy respetable para entrenarse desde casa. A continuación repasamos algunos de los pros y los contras de correr en la cinta.

  • El tiempo de la calle no repercutirá en tus entrenamientos. ¡Pro! Contar con una alternativa como la cinta de correr en un sitio cerrado hará que puedas realizar ejercicio a pesar del tiempo de allá fuera. ¡Al mal tiempo, buena cara!
  • La belleza del exterior. ¡Contra! El aire, el paisaje y la claridad de la calle proporcionan sensaciones más agradables en nuestro sistema nervioso central. Se segregan más sustancias de la felicidad si entrenamos fuera de casa que en un sitio cerrado. Las endorfinas y la serotonina nos llevan a una situación más placentera después de hacer deporte al aire libre.
  • Más control en las marcas. ¡Pro! En la cinta de correr queda totalmente controlado el tiempo, la intensidad y la distancia. Puedes llevar un control más regular y eficiente debido a que la situación siempre será la misma. En la calle aparecerán otros parámetros como el viento, diferentes suelos u obstáculos que puedan repercutir en tus tiempos.
  • Más resentimiento articular. ¡Contra! El tapiz de la cinta de correr tiene poca amortiguación por lo que si el entrenamiento goza de bastante duración las articulaciones pueden resentirse.
  • Falta de tiempo. ¡Pro! A veces por falta de tiempo no podemos salir a la calle a correr o acudir a un gimnasio. Tener la oportunidad de adquirir una cinta de correr o una bicicleta para tu casa te ayudará a mantener la forma y realizar deporte sin necesidad de sacar mucho tiempo. ¡Aprovecha el tiempo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.