Tecnología con conciencia

Si bien nuestra vida moderna está marcada e imbuida en los avances tecnológicos, sea por cuestiones laborales o simplemente porque las necesidades tecnológicas cotidianas son inseparables de nuestra existencia, es necesario pararnos a reflexionar y hacer un uso correcto de la tecnología.

Respecto a las líneas anteriores no tenemos ninguna intención de valorar si este uso intensivo de los elementos tecnológicos es bueno o malo, si nos aporta verdadera satisfacción y beneficios a largo plazo, o por el contrario, es una absoluta dominación de la tecnología sobre nuestra esencia humana.

Nuestra única intención con este artículo es exponer algunos consejos de máxima utilidad para que el uso de los múltiples aparatos tecnológicos que forman parte de nuestra vida, no sean perjudiciales para nuestra salud. En concordancia con esto debemos intentar seguir las siguientes recomendaciones:

  • Dormir con el inseparable móvil apagado. Este aparato sin el que muchos no podrían vivir, no debe dejarse encendido sobre la mesa de noche mientras disfrutamos de un sueño reparador. El móvil encendido nos expone a una  importante cuota de radiación emitida por el mismo. Los síntomas más comunes de esta radiación son: somnolencia, dolor de cabeza y mareos.
  • Llevar el móvil dentro de un portafolios o en el bolsillo de atrás del pantalón. Sería muy perjudicial llevar el teléfono permanentemente en espacios del frente de nuestro cuerpo. Tanto el corazón como las “partes íntimas” son altamente sensibles a las ondas electromagnéticas emitidas por el móvil.
  • No pegarnos el celular a la oreja mientras hablamos por teléfono. Lo ideal es mantenerlo como mínimo a dos centímetros de la oreja, sobre todo para evitar recibir la potente energía que emana del mismo. Con esta medida podemos evitar repercusiones en los tejidos del cerebro y en el sistema nervioso.
  • No abusar de los auriculares o audífonos a alto volumen. Para muchos es imprescindible emprender las tareas diarias con su música preferida, pero el uso abusivo de estos aparatos a volúmenes elevados causan un deterioro auditivo progresivo y severo. En algunos casos puede producir sordera.
  • No excedernos con el uso del ordenador. Los estudios revelan que estar frente a la pantalla del ordenador más de dos horas seguidas, afecta a nuestra vista, produciendo enrojecimiento, sequedad, y hasta visión borrosa. En este sentido, los descansos recomendados cuando debemos estar mucho tiempo frente al ordenador, es de un mínimo de 15 minutos cada una hora de trabajo. Otra de las recomendaciones importantes es que la pantalla debe estar siempre a la altura de la cara, con el fin de no forzar los músculos de los ojos a la hora de los enfoques.
  • Ser conscientes con el uso del teclado. Escribir en el ordenador o manipular el mouse durante más de dos horas seguidas propicia la aparición del Síndrome del Túnel Cardiano. Para evitarlo, lo más recomendable es hacer pausas cortas cada media hora, estirando las manos para que la sangre de la zona circule y refluya correctamente, evitando de esta forma todo tipo de inflamaciones.

Como podemos observar, los consejos que hemos desarrollado apuntan a hacer un uso más responsable y consciente de la tecnología inherente a nuestras vidas. El no tenerlos en cuenta, no implica enfermedades extremadamente graves o terminales, pero sí un deterioro progresivo y silencioso de la salud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.