Los diuréticos

El problema es que la tendencia natural del organismo es estar hidratado, de modo que éste va a hacer todo lo posible por recuperar el agua que ha perdido, obteniéndola de los alimentos que ingiere y si es necesario reteniéndola. De este modo, a la larga, tomar diuréticos de forma descontrolada puede provocar retención de líquidos.

Además, una pérdida considerable de agua puede llevar a una pérdida significativa de potasio, por este motivo los enfermos de hipertensión que toman diuréticos para mejorar su condición física, también se ven obligados a tomar suplementos de potasio para mantener los niveles óptimos de este mineral en la sangre.

No obstante, el problema más grave que puede provocar el consumo desmedido de diuréticos es que se produzca una deshidratación, poniendo en grave peligro la salud física del individuo que la padece.

Desde el punto de vista deportivo, los diuréticos sólo hay que utilizarlos en determinadas ocasiones. Es normal que en el fisioculturismo profesional los atletas unos días antes de una competición, tomen diuréticos para perder agua del organismo y definir más la musculatura, pero siempre lo deben hacer bajo una estricta supervisión médica y dietética.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.