Los 5 peores consejos nutricionales de la historia

Y después de unos 7-8 años, sólo hubo una diferencia de peso de 0.4 kg. y no se registró ningún descenso en las enfermedades cardíacas o el cáncer.

Muchos otros estudios han llegado a la misma conclusión: la dieta que se sigue recomendando de forma principal simplemente no funciona.

La verdad es que la dieta baja en grasas está repleta de fallas. Casi cada vez que es puesta en comparación con otras dietas en un estudio termina siendo la derrotada.

Incluso a los diabéticos se les ha aconsejado seguir este tipo de dieta, y esta es una estrategia que no beneficia a nadie excepto a las compañías de medicamentos.

Que los carbohidratos aumentan el azúcar en sangre es un simple hecho bioquímico. Lo único que se consigue así es que los pacientes diabéticos sigan dependiendo de sus medicinas para bajar su azúcar en sangre.

Y aunque las dietas bajas en grasas pueden no estar mal para gente sana, son un completo desastre para aquellos con obesidad, síndrome metabólico, y diabetes del tipo 2.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.