La hormona de la fidelidad

René Hurlemann, director del estudio, explicó que los resultados les sorprendieron. Debido a que la oxitocina aumenta la confianza en las personas, los investigadores esperaban que todos los hombres prefiriesen que la mujer se acercara más a ellos. «Pero ocurrió justo lo contrario», afirmó Hurlemann.

Los resultados se resumen en que la hormona activa el centro de gratificación del cerebro masculino, y fortalece así la relación de pareja y el comportamiento monógamo. «Este mecanismo biológico actúa de modo muy parecido a una droga, ya que tanto en el amor como en el consumo de drogas se busca estimular el centro de satisfacción del cerebro», aseguró Hurlemann.

Dirk Scheele, uno de los investigadores, reconoció que «hay factores adicionales que pueden influir en la fidelidad a la pareja y sus efectos podrían ser mayores para el mantenimiento de esa fidelidad que los de la oxitocina». Por si acaso, desde hm proponemos la comercialización inmediata de un Ventolín de oxitocina anti-cuernos.

Deja un comentario