Consigue un abdomen de acero entrenando en la piscina

En la variedad está el progreso y por ello, si quieres lograr un abdomen de acerode cara al verano o durante el mismo, hoy te proponemos alejarte de la colchoneta y las máquinas y entrenar en la piscina con originales ejerciciospara ejecutar en el agua.

Usando el agua como resistencia a algunos movimientos podemos lograr intensos ejercicios para trabajar la zona media del cuerpo involucrando no sólo músculos abdominales sino también, de la espalda baja, brazos y piernas.

Si tu piscina cuenta con gradas, escaleras tendrás más opciones de entrenamiento, sin embargo, con tu cuerpo y el agua únicamente lograr grandes resultados con los siguientes ejercicios abdominales.

Sentado en un escalón de las gradas de la piscina o con la espalda alta y los brazos apoyados en el borde de la misma, debes dejar las piernas en suspensión para realizar los siguientes movimientos:

  • Aleteo de piernas: con las piernas extendidas frente al torso y perpendiculares al mismo, realizamos un aleteo subiendo y bajando alternadamente las piernas.
  • Elevaciones de rodillas al pecho: tal como lo haríamos en paralela podemos llevar las rodillas al pecho mientras nos encontramos en suspensión para trabajar sobre todo el recto mayor del abdomen.
  • Extensiones de piernas: comenzando con las rodillas flexionadas a 90 grados y perpendiculares el tronco podemos realizar una extensión de las mismas para trabajar recto mayor del abdomen, sobre todo la porción subumbilical del mismo.
  • Cruce alterno de piernas: como solemos hacer en el suelo, podemos hacerlo con el cuerpo suspendido en el agua para trabajar recto mayor del abdomen sobre todo y en menor medida oblicuos.
  • Pedaleo: semejando el gesto de una bicicleta podemos pedalaear con las piernas bajo el agua para trabajar recto mayor del abdomen y oblicuos mientras vencemos la resistencia que ofrece el agua.
  • Aperturas y cierres de piernas: para trabajar además del abdomen que nos estabilizará mientras movemos las piernas bajo el agua, abductores y aductores, podemos realizar la apertura y el seguido cierre de piernas.
  • Círculos con los pies: si dibujamos un círculo con ambos pies bajo el agua mientras los mismos se encuentran suspendidos, el abdomen estará contraído en todo momento ayudando a mantener la posición y estabilizar el cuerpo.

Apoyados sobre el borde de la piscina pero boca abajo, colocando las manos y brazos sobre el mismo mientras que el resto del cuerpo permanece sumergido en el agua podemos realizar el siguiente movimiento:

  • Reverse flutter kicks: es un aleteo de piernas pero invertido, que permite trabajar abdomen, lumbares, piernas y glúteos.

De pie dentro de la piscina podemos realizar los siguientes ejercicios:

  • Flexión de tronco lateral: hacia uno y otro lado del cuerpo descendemos el tronco pudiendo acentuar el trabajo de los oblicuos si elevamos la pierna del lado que realiza la flexión al mismo tiempo.
  • Giros rusos: tal como lo haríamos sentados y con una mancuerna o pesa rusa sujeta al pecho, podemos realizar el giro a un lado y otro del cuerpo bajo el agua, sin peso o colocando ambas manos juntas frente al torso, con brazos extendidos para que el agua ofrezca resistencia y el trabajo sea mayor.
  • Rodillas al pecho: saltando y llevando de forma alterna las rodillas al pecho bajo el agua trabajaremos recto mayor del abdomen y oblicuos mientras quemamos calorías.
  • Tuck jump: es un salto que consiste en llevar ambas rodillas juntas al pecho mediante un salto. Trabajará el recto mayor del abdomen y producirá un gran gasto calórico.
  • Leñadores o woodchoppers: como lo haríamos con poleas podemos realizar este ejercicio que trabaja el recto mayor del abdomen y los oblicuos bajo el agua, movilizando las manos de un lado a otro y de arriba hacia abajo.

Y con las piernas apoyadas sobre el borde de la piscina podemos suspender el tronco en el agua, dejando los muslos perpendiculares al mismo para realizar el siguiente movimiento:

Sigue leyendo >> 1 | 2

Hombre Moderno