Lo que hay dentro de la Fiesta Sexual más lujuriosa de Manhattan

0
511

No hay fiestas como las de Damon

El pasado 1 de abril, cien afortunados neoyorkinos acudieron a la suite presidencial de un hotel de cinco estrellas del ‘downtown’. Esta ha sido la primera de muchas otras orgías que van a celebrarse a partir de ahora en Manhattan. Como sucede en tales congregaciones, el secreto forma parte del morbo. El periódico no está autorizado a contar dónde se ha organizado exactamente el evento. Todos los entrevistados utilizan seudónimos y, por su puesto, los convidados mantienen el anonimato a través de elaboradas máscaras que ocultan o disimulan sus facciones.

El ambiente no tiene nada que envidiar al de la bacanal de la película ‘Eyes Wide Shut’: mujeres extranjeras merodeando en lencería y robando apasionados besos con lengua a otras damas, jacuzzis de cristal gigantes, mucho cuero, látigos, corpiños y por supuesto sexo, mucho sexo en cada recodo. Los hombres están obligados a ir vestidos de esmoquin y corbata. Las faldas cortas, la ropa interior más sensual o la indumentaria fetichista compone el hábito de ellas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.