Entrevista a una escort

0
143

[nextpage title=»Tercera Parte (3/4)» ]

Siendo puta tienes un poder mayor sobre los hombres. ¿Es así? Sin embargo, resulta contradictorio que el hombre es el que paga, así puede pensar que él es el que tiene el dinero y por lo tanto el poder.

La premisa de que el cliente siempre tiene la razón es un dogma que realmente pocas veces se lleva a cabo en cualquier trabajo.

Tú aceptas los trabajos que te interesan: a veces estarás muy justo de dinero y aceptarás algo que no te hace mucha gracia, otras veces trabajarás sólo cuando te apetece y te ofrecen algo atractivo. En el caso de las putas, el cliente no tiene ningún poder sobre absolutamente nada porque el servicio ya está creado según lo que yo quiero y lo que no.

Mis clientes son aquellas personas que aceptan esas condiciones porque se ajusta a lo que ellos quieren. Si quisieran algo distinto, buscarían a otra. No hay pie para demandar nada porque tú tengas el dinero, no funciona así.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.