«No nos han enseñado a cambiar»

 

Vivimos en un mundo muy polarizado en el que nunca nadie quiere ceder. ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar de opinión?

No nos han enseñado a cambiar. Los humanos pensamos que está mal no ser fiel a uno mismo. La gente cree que cambiar de opinión es traicionar el legado de los antepasados, y no nos atrevemos a hacerlo porque lo asociamos a algo malo.

 

Usted suele ser muy crítico con los políticos actuales. ¿Cree que las sociedades podrían prescindir de ellos para organizarse?

Totalmente de acuerdo. Hace unos años dije que el Estado desparecería, y muchos que entonces no me creyeron ahora empiezan a estar de acuerdo. El Estado y su estructura, tal como funciona y existe actualmente, no sirve para nada. Y lo que no sirve hay que eliminarlo. En un futuro habrá un crecimiento de los poderes locales y autonómicos. El Estado tendría que tener 20, en vez de dos millones de funcionarios. Otro gran problema de la política es la ausencia de los jóvenes en puestos clave.

Deja un comentario