Entrena para tu objetivo

Por fin te has propuesto un objetivo y has decidido hacer algún tipo de ejercicio ¿Pero qué tipo de actividad te conviene realizar para bajar esos michelines de la tripa o para desarrollar tu musculatura? Según el propósito que te convenga, el plan de entrenamiento deberá ser formulado de diferente forma.

La actividad que más desencadena la pérdida de masa grasa son los entrenamientos aeróbicos o cardiovasculares. En ellos el corazón bombea de forma acelerada y la sangre viaja a las extremidades para activar la musculatura. Durante los primeros minutos las fibras musculares se alimentan de la gasolina almacenada en el hígado y en el propio hígado.

El nombre de tu gasolina personal se denomina glucógeno. Una vez las reservas de este carbohidrato se han consumido empezamos a utilizar nuestro segundo depósito, ¡el almacén de grasa! Será a los 20 minutos cuando se acaba aproximadamente tus reservas de glucógeno y empiezas a utilizar grasa como combustible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.